El mundo de la relojería es profundo y complicado, y hablar de calibres y términos técnicos tiende a generar confusión. Un par de términos que suelen ser confundidos y usados indistintamente son cronómetro y cronógrafo, pero ¿cuál es la diferencia?

La diferencia entre cronómetro y cronógrafo

La palabra cronómetro ha existido desde principios del siglo XVIII, cuando el inglés Jeremy Thacker lo utilizó en 1714 para describir un reloj que afirmó haber diseñado y construido para ayudar a calcular la longitud de naves en el mar. Hubo varias soluciones rivales para el problema de la longitud en ese momento y Thacker quería uno para distinguir su reloj de otros, escribiendo:

“Los PHONOMETROS, PIRÓMETROS, SELONOMETROS, HELIÓMETROS y todos los MEDIDORES no son dignos de ser comparados con mi CRONÓMETRO”

El término, entonces, comenzó algo así como una herramienta de mercadotecnia, aunque evolucionó gradualmente para significar un tipo específico de escape.

 

La palabra, sin embargo, adquirió un prestigio considerable, y gradualmente pasó a referirse a cualquier reloj de alta precisión (aunque todavía encontrarás puristas relojeros de la vieja escuela que insisten en que es incorrecto llamar a un reloj que no tiene escape de detención como cronómetro).

Actualmente, la palabra tiene un significado específico definido por la norma internacional ISO 3159, que, entre otras cosas, define los criterios mínimos de rendimiento para que un reloj se considere cronómetro. Esto incluye una tasa diaria media (medida en relación con un reloj estándar) de -4 / + 6 segundos por día, y una variación diaria en la tasa de no más de dos segundos por día.

Aunque en teoría, cualquier laboratorio externo adecuadamente equipado puede certificar cronómetros. Hoy en día, la gran mayoría están certificados por el COSC (Contrôle Officielle Suisse de Chronomètres) con algunos también certificados por el Observatorio Glashütte y el observatorio de Besançon.

Una trampa común que se puede evitar fácilmente es la confusión entre un cronómetro y cronógrafo. Este último es un reloj con funciones de cronometraje.

La clave de esto radica en las raíces griegas del término: “chronos”, que se refiere al tiempo, y “graphein”, que significa escribir. Los cronógrafos más antiguos usaban gotas de tinta en discos giratorios para marcar periodos transcurridos durante eventos temporizados, por lo tanto, literalmente, “tiempo de escritura”.

Para la funcionalidad de un cronógrafo es esencial exigir niveles de precisión, por lo que un cronógrafo bien hecho con frecuencia también llevará la certificación del cronómetro. Sin embargo, es inmediatamente obvio que no todos los cronómetros son cronógrafos, y viceversa.

Revolution y la casa de relojería de lujo Peyrelongue Chronos se unen para explicar la diferencia entre un cronómetro y un cronógrafo. ¡No olvides activar HD!

Fuente: Revolution.watch